Una de las cosas que más me gusta de esta profesión es lo que aprendo de los demás. Amalia y Pablo me enseñaron muchas cosas este día. Tuve la suerte de ser un invitado más, pues me trataron como tal. Sentarme al lado de ellos, compartir momentos con los invitados y hasta salir en alguna que otra foto.

El día comenzó en el Carmen de los Mártires, ¿Qué mejor lugar para celebrar una boda que uno de los cármenes más bonitos y famosos de la ciudad? Desde el momento que los vi, entrando por la puerta del carmen sabía que esta ceremonia iba a ser genial. Ninguno de los dos, a pesar de que celebraban su gran día, parecía estar nervioso. Sin duda estaban viviendo el momento desde el minuto uno. Personas así no se encuentran fácilmente.

Más tarde nos trasladamos a la azotea del Hotel Andalucía Center a celebrarlo por todo lo alto, nunca mejor dicho. Esta boda tuvo los toques de sencillez y a la vez de elegancia en su justa medida: la mezcla perfecta para una boda perfecta.

Ceremonia: Carmen de los Martires

Celebración: Hotel Andalucía Center

Comment